La ciudad vista desde los ojos de los niños, KidZania

Durante el tiempo que viví en la Ciudad de México prácticamente no me alejaba de mis zonas de confort, estas eran las rutas de mi casa hacia mi trabajo y viceversa.

Es curioso pensar que mientras estuve por años en esta ciudad, la conocí poco realmente, no me di el tiempo para recorrerla y aprender más de sus lugares, edificios y de toda la historia que resguarda.

Ahora que salí de la gran metrópoli, me he enterado sobre todo lo que hay para ver, visitar, disfrutar y que se encuentra a la disposición de sus habitantes. En fin, nadie sabe lo que tiene hasta que lo tiene lejos, ¡ups!

En estas vacaciones visité a mis familiares y fue una excelente forma de visitar varios lugares, todo como turista, turista de mi propia ciudad. Fue muy gratificante el hacer algunos recorridos de forma diferente, como lo fueron al Centro Histórico, sobre Reforma, e incluso tomar el Turibus para recorrer desde otra perspectiva la ciudad sin tener que manejar en ella.

kidzania

Gracias a mis sobrinos, nos enteramos sobre un lugar especial para los niño en el Centro de Santa Fé, así que todos los chicos y los papás de los niños nos lanzamos hacia esa particular zona de la Ciudad, aprovechando que en estas fechas hay un poco menos de tráfico.

Llegamos entonces a este singular lugar llamado KidZania, en donde a través de sus instalaciones, los chicos estarán en contacto con más de 100 profesiones u oficios, todos ellos distintos; la idea es que a través del juego, los niños vivan la experiencia del mundo de los adultos en un lugar diseñado para ellos, tanto en tamaño como en seguridad.

De esta forma tendrán acceso a los diversos servicios, comercios, industrias, residencias, restaurantes y medios de comunicación más comunes de una verdadera ciudad, con los que como niños no tienen oportunidad de interactuar y aquí lo podrán hacer de forma segura y a su medida.

Cuando a un pequeño se le pregunta qué es lo que desean ser de grandes, muchos contestan que desean ser doctores, maestros o bomberos. Bueno, aquí podrán vivir esa profesión u oficio, aprender de ello y así conocer de cerca lo que se hace en cada una de ellas.

Para los niños vivir una experiencia al convertirse en doctor en un hospital, ser modelo en una pasarela, o un chef en una escuela culinaria, el panadero en una fábrica de pastelitos o ser el conductor en un foro de televisión no sólo les hará entender lo que hay “detrás de cámaras”, sino vivirlo en carne propia y así tener más clara la idea de lo que esto significa.

kidzania2Otro de los factores interesantes que en este lugar se trata de transmitir a los pequeños es el comprender el valor del dinero. Me explicaban mis sobrinos que adentro se maneja un interesante sistema monetario particular de este lugar, donde la moneda oficial son los kidZos; wa través de este sistema podrán ganar, ahorrar y comprar servicios o productos.

De esta forma, los niños aprenderán lo que significa ganarse el dinero, aprender cómo se realizan los trabajos y a través de esto estarán desarrollando habilidades y actitudes que benefician a su vez su desarrollo creativo, en donde en la gran mayoría de los casos permite fortalecer la autoestima y la confianza en sí mismos, al conseguir los objetivos planteados en cada estación.

Pues bien, ante todo este panorama, nos lanzamos entonces a la aventura y nos pasamos prácticamente todo el día en este lugar.

Como adulto y como padre, también te llevas grandes satisfacciones al observa el desenvolvimiento de tu hijo, el cómo lidia con la frustración, el cómo disfruta de sus logros, el cómo aprende algo nuevo o se da cuenta que no era como lo pensaba y lo hace reflexionar.

En fin, fue toda una experiencia el vivir nuestro mundo al nivel de un niño. Después de esta formativa experiencia, pasamos a comer a uno de los restaurantes de Santa Fe que también son famosos por su rica variedad gastronómica.

Fue todo un día lleno de aventuras y cerramos comiendo delicioso.

El Teatro Principal de Puebla, una joya arquitectónica de México

A México se le conoce como la Ciudad de los Palacios y este título se lo ganó ya que en nuestro país confluyen tres de los rostros más conocidos de México: el prehispánico, con su majestuoso Templo Mayor; el colonial, con edificaciones civiles y religiosas de los siglos XVI al XIX, y el moderno, con sus construcciones vanguardistas, como la Torre Mayor. Los tres en un mismo espacio.

Después de ver los emblemáticos y majestuosos edificios de la Ciudad de México, uno pensaría que es aquí donde se han edificado los primeros teatros de nuestro país.

De acuerdo con algunos datos recogidos de Conaculta, en la Ciudad de México se encuentran ciertos orígenes de los espacios teatrales durante los primeros años posteriores a la Conquista.

Se orientaban estas actividades principalmente para celebraciones tanto cívicas como religiosas, las cuales no contaban con espacios físicos cien por cierto destinados al arte escénico. Los espacios que se utilizaban eran los mismos espacios que ocupaban los feligreses, dentro y fuera de la Catedral y en la Plaza Mayor (hoy zócalo).

Desafortunadamente esta actividad, que comenzó a ser abundante y mostrar desorden de cantos y danza indígenas al interior de los templos no fue bien vista ni mucho menos aceptada por fray Juan de Zumárraga, primer obispo de México.

Por lo que para finales del siglo XVI prohibió tajantemente este tipo de representaciones. Bajo esta negativa, esta actividad se desplazó hacia los atrios de los templos y calles aledañas.

Es interesante resaltar que la actividad teatral fue muy intensa a lo largo de la época colonial y recibió apoyos económicos y estímulos por parte de las autoridades cívicas y religiosas.

Al observar un poco la historia, se puede suponer que el teatro fue la primera actividad artística apoyada económicamente a nivel oficial en nuestro país, lo que va dando origen a la creación de espacios específicos destinados a este bello arte.

Bajo este sentir, y a pesar de que la Ciudad de México contaba con una gran cantidad de representaciones artísticas, es en la ciudad de Puebla donde se encuentra el teatro más antiguo, no sólo de México sino de toda Latinoamérica.

Estamos hablando del Teatro Principal de Puebla, una joya arquitectónica resucitada como el Ave Fénix y atesorada no sólo por los poblanos, sino por el mundo en general.

teatro-puebla

Este hermoso recinto tiene una larga historia, que se remonta hasta el siglo XVII, cuando nace del corazón de un hombre con amor al arte del teatro el deseo de construir uno, logrando colocar los primeros pilares hechos de madera.

Desafortunadamente fue destruido, pero la comunidad, al haber estado en contacto con el teatro, impulsó a las autoridades a construir un nuevo recinto.

Después de pasar por varios contratiempos, por fin se termina de construir en 1760 el primer teatro en México, siendo inaugurado en 1761. La Compañía de Rodrigo Suárez puso en escena la obra “Antes que Todo es mi Dama”.

Para 1902 el inmueble fue dañado por un incendio y cerrado temporalmente. Ante los cambios culturales y observándose algunos deterioros, el recinto fue restaurado por el arquitecto poblano Miguel Pavón Rivero y reinaugurado el 17 de Noviembre de 1960.

Tratándose de una joya, en Diciembre del 2010, con una inversión aproximada de 35 millones de pesos, el Teatro Principal de Puebla, reabrió sus puertas después de un Programa Integral de atención arquitectónica y mecánica teatral implementado por el Gobierno del Estado de Puebla, a través de la Secretaría de Cultura, con el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, así como de la Fundación Mary Street Jenkins.

El proyecto incluyó la elaboración de planos arquitectónicos del inmueble, documentos que hasta hace poco eran inexistentes, se prestó especial atención a fachadas, elementos decorativos tanto del interior como exteriores, carpinterías, instalaciones eléctricas e hidrosanitarias y la remodelación de servicios al público donde se instalaron butacas para auditorio que son especiales para pasar un buen rato, al igual que los camerinos.

Como parte de la atención arquitectónica al inmueble y con apoyo de la Fundación Mary Street Jenkins, se llevaron a cabo trabajos de pintura de mural decorativa en el interior de la sala, bajo un diseño basado en estudios de elementos decorativos de teatros antiguos y corrientes artísticas de la época en Puebla.

De esta forma se rescata y se coloca en su máximo esplendor este bello e importante teatro, El Teatro Principal de Puebla.

Ven a probar Tlaxcala

La cocina, como todos los elementos de la cultura, está determinada por los acontecimientos y situaciones que enfrenta un pueblo desde sus orígenes y a lo largo de su historia. Los tlaxcaltecas fueron un pueblo guerrero, que resistió con entereza las ambiciones expansionistas del imperio mexica. Debido a ello, vivieron en un constante aislamiento, que los mantuvo al margen del comercio y el intercambio. Alimentos como la sal marina o el cacao, que se producían en el sureste, quedaron fuera de la cocina tlaxcalteca y el pueblo debió aprovechar los frutos de su tierra para poder subsistir.

En el periodo de la conquista, los tlaxcaltecas se aliaron con los españoles, en un intento por hacer frente al dominio mexica. Entonces comenzó el mestizaje, que alcanzó a todos los ámbitos, incluido el culinario. Las doncellas de las familias nobles de Tlaxcala fueron entregadas como esposas a los conquistadores y así, las tradiciones del pueblo indígena comenzaron a fusionarse con las costumbres europeas. En la cocina, ingredientes nativos como el chile, el fríjol, el maíz o el amaranto se combinaron con los alimentos derivados de la ganadería, que dominaban en la gastronomía española.

nopalachitlesOtros eventos determinantes para el desarrollo de la cocina tlaxcalteca fueron las hambrunas, que se padecieron en los años de 1610, 1691 y 1697. La escasez de alimentos, provocada por las inundaciones y terremotos que se padecieron en aquélla época, obligaron al consumo de la única especie que resistía todas las catástrofes, los insectos. Fue entonces cuando los gusanos del mezquite o xahuis, los gusanos del nopal, las hormigas mieleras y los gusanos de la laguna se integraron a la dieta de criollos, mestizos e indígenas.

Conocer la gastronomía tlaxcalteca implica familiarizarse con vocablos indígenas, que aluden a ingredientes, condimentos y preparaciones. Como ejemplos tenemos las tlatlapas (sopa de fríjol con chile y jitomate), los xocoyoles (pequeños tallos que brotan en la orilla de los ríos y que se usan para condimentar un guiso de chicharrón y frijoles) o los nopalachitles (platillo tradicional, elaborado con una variedad de frijol llamada amanegua).

La cocina mestiza de Tlaxcala se divide en las regiones norte y sur. La del norte tiene como ingrediente básico al maguey. Algunos de los platillos más populares son la barbacoa, que se prepara con carne de borrego envuelta en hojas de maguey y se disfruta principalmente en taquizas; los mixiotes, que también se envuelven con las hojas o la cutícula del maguey; y, por supuesto, el aguamiel o el pulque, bebidas que se producen con la fermentación de dicha cactácea. La cocina del sur está dominada por el maíz, el chile y las verduras. En esta región se preparan distintas variedades de tamales, moles y sopas.

En ambas regiones se consume el amaranto; esta nutritiva semilla se emplea en la elaboración del dulce conocido como alegría, pero también se utiliza en platillos salados, como las tortitas de camarón. El mestizaje gastronómico al que anteriormente nos referimos no sólo se hace evidente en el consumo de las carnes rojas; también está detrás de la elaboración de lácteos, como el queso panela o el requesón con epazote.

No te quedes con el antojo y ven a deleitarte con los incomparables sabores de Tlaxcala.

mixiotestlaxcala

Fin de semana en el Valle Tlaxcala-Puebla

Entre las faldas de la Sierra Nevada y las del volcán conocido como La Malinche, se extiende el Valle Tlaxcala-Puebla, una zona de bosques y tierras fértiles que constituye un pulmón natural para los dos estados. En torno al valle también se han desarrollado municipios, cuyos habitantes subsisten gracias a la ganadería, la agricultura, las actividades manufactureras y otras industrias.

Pero el Valle Tlaxcala-Puebla también es un lugar inigualable para la práctica del ecoturismo, debido a las zonas boscosas que rodean al volcán y que en 1938 fueron declaradas como Parque Nacional. El área protegida tiene una superficie de casi 46 mil hectáreas; dos terceras partes se ubican dentro de los límites del estado de Tlaxcala y un tercio pertenece a Puebla. Se puede llegar fácilmente desde las capitales de ambos estados, aunque las ciudades más cercanas son Huamantla, en Tlaxcala y San Andrés Cholula, en Puebla.

lamalinche

El punto de partida para emprender una excursión hasta la cima del volcán puede ser el Centro Vacacional IMSS Malintzi, ubicado en el área perteneciente a Tlaxcala, a seis kilómetros de la cúspide. El lugar cuenta con cabañas y un área de campamentos, para quienes deseen hospedarse cerca de la naturaleza. Si viajan desde otros estados y se hospedan en hoteles baratos en Puebla o Tlaxcala es una buena idea rentar una cabaña o acampar por una noche y comenzar temprano el paseo. Así se podrá caminar sin prisas entre los bosques de pino y encino, que con frecuencia están envueltos por la neblina.

Aunque el ascenso no es particularmente difícil, existen actividades para distintos niveles de acondicionamiento físico. Para los alpinistas expertos, el ascenso a la cima, ubicada a 4,400 metros sobre el nivel del mar, constituye un entrenamiento para escaladas más difíciles. Quienes tengan menos experiencia en esta práctica o no sean deportistas muy asiduos pueden disfrutar de caminatas por las faldas del volcán o por el sendero ecoturístico que se encuentra en el Centro Vacacional. Los niños se divertirán con los juegos de la zona recreativa y toda la familia podrá deleitarse con una comida al aire libre, ya que también hay palapas con asador y áreas con mesas y bancas.

Llegar hasta el punto más alto del volcán es una experiencia única, ya que desde ahí se pueden admirar los paisajes de tres estados. Destacan las vistas del Pico de Orizaba, en Veracruz, y de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Es aconsejable unirse a uno de los recorridos guiados que salen del Centro Vacacional, sobre todo si no se tiene mucha experiencia en la práctica del senderismo y si no se conoce la zona.

Recomendaciones generales

La temperatura en las faldas del volcán y en la zona del Centro Vacacional se mantiene templada durante todo el año; conforme se asciende a la cima, la temperatura disminuye. Se recomienda llevar ropa cómoda, de telas ligeras, como el algodón, y una prenda abrigadora, si se planea escalar el volcán o pasar la noche en el parque. El calzado debe ser cómodo y de suela antiderrapante. Las lluvias son frecuentes en los meses de verano, por lo que conviene llevar un impermeable y calzado especial para terrenos resbaladizos. Tampoco hay que olvidar el protector solar y un repelente para insectos.

Si quieren hospedarse en las cabañas, conviene reservar con anticipación, sobre todo en las temporadas vacacionales. Para poder acampar en las zonas destinadas a práctica, es necesario solicitar y pagar un permiso. Pueden obtener mayores informes en el sitio centrosvacacionales.imss.gob.mx.

El golf y los niños

Una de las grandes bondades que se tiene al vivir en Tlaxcala es que llegas a conocer a mucha gente interesante y te acercas a lugares que en las grandes ciudades resultaría algo complicado.

Por ejemplo, el papá de uno de mis alumnos es jefe de control aéreo y después de un tiempo de conocernos, amablemente nos invitó, bajo su supervisión, a conocer su área de trabajo.

controlaereo

Fue una experiencia única; mis hijos disfrutaron mucho al ver los aviones tan cerca y desde otra perspectiva. Para nosotros, que sabemos algo de matemáticas, tuvo un giro especial al ver los gráficos y lo que estos representan.

Otra de las grandes experiencias que hemos tenido ha sido el contar con unos amigos quienes son los administradores de varios de los campos de golf que existen en la zona. Para nosotros el tema del golf nos resultaba ajeno y distante.

Gracias a esta amistad, ahora mis hijos han entrado en contacto con este hermoso deporte. En lo personal me ha resultado gratificante llevarlos a la academia de golf que existe en uno de los campos, ya que el estar en contacto directo con la naturaleza es realmente agradable.

Hemos notado que este deporte les ha gustado mucho a los chicos, ya que no es necesario tener habilidades especiales ni condiciones físicas excelentes para jugarlo. Por el contrario, les ha resultado divertido y muy atractivo, ya que los niños comienzan a iniciarse en clases colectivas, donde encuentran motivación extra proporcionada por el grupo.

Dentro de la academia de golf, la idea que buscan con los niños es el comenzar a practicar un deporte en el cual ellos encuentren una forma de relacionarse con niños de la misma edad y siempre bajo el prisma del deporte.

El aprender cosas nuevas, como ver y hablar con sus compañeros y con su profesor sobre este deporte, los va introduciendo a él poco a poco. Aquí el papel del profesor de golf toma importancia, aquí la forma de expresarse, las palabras a utilizar, incluso el tono de voz son factores fundamentales para empezar a crearles afición.

Desde que mis hijos comenzaracademiagolfon sus clases, he notado la velocidad con que absorben conceptos que a muchos adultos les ha costado varias semanas aprender y han demostrado tener gran capacidad de coordinación, lo cual les permite realizar un swing bastante bueno con el simple hecho de observar a su profesor golpear varias bolas. Y esto le ocurre al resto de la clase.

Otras de las cosas que me llamaron la atención tanto de este deporte como de su instrucción son el desarrollar hábitos y buenas costumbres dentro del golf, como lo son las reglas de cortesía y etiqueta, para que de esta forma su comportamiento sea correcto desde el principio dentro del campo de golf.

La mayoría de los padres de los chicos que están con mis niños practican este deporte y se ve la interacción de estos con sus hijos. Por lo que ahora mi esposo y yo nos hemos unido a las clases para adultos para estar bajo la misma atmósfera deportiva.

Debo compartirte que desde que comencé mis clases he notado que mi nivel de atención y foco se ha incrementado, así como el lograr desarrollar paciencia y mantener la calma. En fin, esta experiencia ha sido muy enriquecedora para nuestra familia, por lo que continuaremos con esta actividad hasta donde sea posible.

Razones para vivir en una gran ciudad

No sé si alguna vez podría dejar el lugar donde crecí. Me refiero a mudarme a otro sitio de manera permanente, porque viajar, claro que lo hago y me encanta. Pero iniciar una nueva vida lejos del que ha sido mi hogar por tanto tiempo, en un ambiente laboral distinto, con otros vecinos y bajo un ritmo de vida diferente, no sé si me animaría.

He pensado en estas cuestiones, porque uno de mis mejores amigos se irá pronto a la Ciudad de México. Fue admitido a una maestría en la Universidad Autónoma Metropolitana y vivirá en aquéllos lares, por lo menos en el transcurso de sus estudios; aunque me ha dicho que si consigue trabajo, no dudará en quedarse.

Admito que ya empiezo a sentirme un poco nostálgico, pues se trata de uno de mis amigos de la infancia, con quien he compartido viajes, fiestas, proyectos y uno que otro momento difícil. Pero realmente me alegro por la gran oportunidad que se le presenta y, después de todo, estará a sólo dos horas de Tlaxcala.

Para que la añoranza sea menos y también para desearle la mejor de las suertes a mi amigo, se me ocurrió escribir este post acerca de las razones para vivir en una gran ciudad y disfrutar cada día que se pase en ella.

grandesciudades

  1. No hay lugar para el aburrimiento

Las grandes ciudades son famosas por su oferta cultural y de entretenimiento. Creo que la Ciudad de México no es la excepción. Con más de cien museos, una gran variedad de recintos para conciertos y otras actividades artísticas, y con espectáculos de calidad internacional presentándose prácticamente cada mes, lo que suele faltar es tiempo (y también dinero) para disfrutar de todo. Tampoco se quedan atrás en cuanto a vida nocturna, espectáculos y exposiciones al aire libre y lugares por descubrir.

  1. Sí hay lugar para nuevos habitantes

Quizás la mayoría de los defeños no esté de acuerdo, pero lo cierto es que si bien la ciudad y el número de habitantes crecen a un ritmo vertiginoso, también lo hacen los nuevos desarrollos inmobiliarios. Mi amigo ya comenzó a buscar lugares para vivir y ha encontrado muchas ofertas de renta y venta de departamentos en Satélite, Iztapalapa o Tlalnepantla. Opciones no faltan; tal vez lo que aún está por mejorar es la infraestructura de transporte.

  1. Viajar al extranjero es más fácil

Quienes vivimos en Tlaxcala debemos trasladarnos primero a la Ciudad de México para tomar un vuelo internacional. El trayecto no es muy largo, pero considerando el tiempo de anticipación con que se debe llegar al aeropuerto, el viaje dura mucho más y se complica cuando hay que salir de madrugada. En cambio, todas las grandes ciudades tienen aeropuertos internacionales, por lo que resulta más fácil volar a cualquier hora.

  1. Se conoce todo tipo de gente

Una posible desventaja de las ciudades y pueblos pequeños es que, como diría Susanita (la de Mafalda), “somos pocos y nos conocemos mucho”. Las grandes ciudades suelen ser cosmopolitas y el acelerado ritmo de vida favorece los nuevos encuentros. Cuando voy de vacaciones al D.F. y paseo por su Centro Histórico, me sorprendo con la enorme cantidad de gente que veo por las calles; basta con sentarse en una plaza o café, para ver pasar a todo tipo de personajes.

  1. Siempre se puede volver a casa

Sobre todo si se vive en un lugar tan cercano como Tlaxcala. Otro punto a favor de las grandes ciudades es que, ya sea por autobús, auto o avión, están conectadas con todo el país. Temo anunciarle a mi amigo que, aun cuando se instale definitivamente en la Ciudad de México, no se librará de mis visitas.

En qué te define tu entorno

Ser parte de una sociedad incluye ser parte también de todo un entorno y es natural que ese mismo estorno te defina en muchos aspectos.

Por ejemplo, países donde culturalmente leen mucho, es natural que los niños desde temprana edad comiencen a desarrollar este hermoso hábito ya que la misma sociedad fomenta a la lectura a través de foros, centros especializados, espacios públicos, bibliotecas y librerías, entre otros espacios dedicados a la lectura. Todo el entorno apoya y estimula este sentido.

biblioteca Así podemos ir evaluando cada una de las características que va haciendo que una sociedad sea más rica culturalmente, más hábil en la parte de las actividades deportivas, que apoya y estimula las ciencias y la tecnología, en fin. Culturas como las europeas, son claramente ejemplo de estas creaciones de entornos para su comunidad.

Esto lo percibí cuando al visitar París, la sensación de “respirar” la cultura era casi tangible. Conforme caminaba en sus calles observaba que las personas tenían en sus manos, ya sea un periódico, un libro o una revista. Sin mencionar que cuenta con una avalancha de teatros y museos.

En todos los espacios, tanto públicos como en restaurantes, parques, jardines, la gente se encontraba leyendo. Esto me pareció increíble, ya que incluso las personas realizaban un alto a sus actividades para sentarse a tomar un café en una de sus múltiples y coloridas cafeterías para saborear de esta estimulante bebida acompañada de una lectura. No en vano poseen el noveno sitio de los países que dedican cerca de 7 horas a la lectura semanalmente.

Otro de los aspectos que me llamó la atención dentro de lo que el entorno ejerce en su sociedad es por ejemplo el ser asiduos asistentes a las obras de teatro. Aquí tenemos por ejemplo que entre los teatros más espectaculares del mundo están La Scala de Milán, Teatro la Fenice de Venecia y Wiener Staatsoper , Italia; el Teatro Colón de Buenos Aires, Argentina; el Liceo de Barcelona y Teatro Real de Madrid, España; el Covent Garden, Inglaterra; The Metropolitan Ópera House Of New York, Estados Unidos; Teatro Bolshoi de Moscú, Rusia o La Ópera de Sidney en Australia, son solo uno de los ejemplos de teatros que se han construido para atraer tanto a artistas y obras de teatro para acercarlas a su gente, su entorno y por ello, estas culturas se empapan de todo lo que estos recintos les ofrece.

liceo

Así por ejemplo, en la Ciudad de México se han construido teatros que ya tienen su propia historia y legado a nivel nacional como lo son El Palacio de Bellas Artes, El Teatro de los Insurgentes, El Teatro de la Ciudad, El Polyforum Cultural Siqueiros o El Teatro Metropolitan, que mantienen una cartelera dinámica durante todo el año y donde en lo personal sólo esperaba la venta de boletos para el teatro para ver el estreno de la obra, ya que soy un vivo amante de este mundo de las bellas artes.

Y retomo especialmente este tema del teatro porque, al cambiarme de ciudad, es precisamente lo que adolece mi actual ciudad. Casi no tiene teatros ni lugares de esparcimiento cultural. Cuenta con apenas un par de mini bibliotecas que buscan atraer a los lugareños. Así que más que verlo como una situación lamentable, es notar que es toda un área de oportunidad para empresarios y artistas.

Como es el caso de uno de mis mejores amigos que, al reencontrarlo en esta ciudad, me ha compartido que está creando todo un movimiento alrededor precisamente del teatro. Creando obras, montándolas y exhibiéndolas. Esta iniciativa está despertando tanto a la sociedad para participar, ya sea como un actor propio de la obra o como espectador.

Gracias a su iniciativa, ahora tiene su propia escuela de Teatro, se ha codeado con gente del medio para atraerlos a esta ciudad y bueno, comienza a dar frutos su trabajo.

Esto es justamente a lo que me refiero, a cómo tu entorno te define e incluso te lleva a ser incluyente de una forma activa, participativa y especialmente propositiva. Estamos lejos de ser una ciudad con la cultura del viejo mundo. Sin embargo, con este tipo de movimientos, se traza el camino.

Por lo pronto, me he unido a su movimiento siendo un activo espectador y asiduo asistente de sus obras de teatro y continúo con mi hábito de lectura, lo que me ha dado la idea de aportar mi granito de arena al pensar en abrir un centro de lectura. En fin, vamos siendo parte del nuevo entorno.

Un viaje hacia el Golfo de México

Desde Tlaxcala se puede viajar rápidamente a importantes ciudades del centro del país, como Puebla o el Distrito Federal. Pero también es sencillo viajar hacia estados como Veracruz, en la región del Golfo de México. Un viaje por carretera de Tlaxcala a Xalapa toma cerca de tres horas, por lo que un fin de semana o unos días de vacaciones pueden aprovecharse para visitar esta encantadora ciudad en el oriente de la República y dejarse consentir en alguno de los mejores hoteles en Veracruz.

Estos son algunos de los lugares que deben visitar en Xalapa.

xalapa1

El centro y sus callejones

El centro de Xalapa y los empinados callejones que lo rodean están llenos de vida; principalmente al oscurecer, cuando la gente sale a disfrutar de la vida nocturna en uno de los múltiples cafés, bares o restaurantes, o incluso al aire libre, con los espectáculos de los artistas callejeros.

El Callejón del Diamante es uno de los más visitados, porque ahí se concentran muchos de los músicos y artistas que brindan sus presentaciones para todo el que quiera acercarse; también es el lugar donde se reúnen los artesanos para vender sus productos. Otro célebre callejón es el González Aparicio, famoso por sus bares y restaurantes gourmet. Pero el más famoso es el Callejón de Jesús te Ampare, que pasa por un costado de la Iglesia de San José; recorrer este pasaje empedrado, que lleva a un mirador desde donde se contemplan hermosas vistas de la ciudad, es la mejor forma de concluir una noche en Xalapa.

El Museo de Antropología de Xalapa

Este museo resguarda la mayor colección de piezas arqueológicas de las culturas que se desarrollaron en la región del Golfo de México (huasteca, olmeca y totonaca). Entre sus más de 25,000 piezas, destacan las monumentales cabezas olmecas y las “caritas sonrientes”, herencia del pueblo totonaca. La estructura arquitectónica del museo es otro de sus grandes atractivos. Después de visitar sus amplias e iluminadas salas de exposición, se puede dar un paseo por su jardín.

Parque Ecológico Macuiltépetl

Sobre los restos de un antiguo volcán, formado hace 30 mil años, florecieron bosques de cedro, haya y fresno, que se convirtieron en el hogar de diversas aves rapaces, anfibios y reptiles. La zona, ubicada a más de 1,500 metros sobre el nivel del mar, es una de las Áreas Naturales Protegidas de nuestro país. El parque se puede visitar para la práctica de actividades como senderismo, ciclismo y observación de aves. También hay un Museo de la Fauna, donde se puede conocer más acerca de las especies que habitan la región. En la cima se encuentra un mausoleo en forma de pirámide, en el que descansan los restos de algunos héroes agraristas.

El parque abre los 365 días del año, de 6 de la mañana a 6 de la tarde. Durante la visita, es importante atender todos los señalamientos y reglas del santuario, y respetar el hábitat de las especies.

Pinacoteca Diego Rivera

Este lugar resguarda y exhibe una colección de treinta y seis obras del afamado pintor guanajuatense, las cuales abarcan distintas etapas de su trayectoria, desde su iniciación en la pintura hasta su consolidación como artista. Con el apoyo de organismos como el Instituto Veracruzano de la Cultura, la Pinacoteca ha extendido sus capacidades y funciones, y actualmente también alberga obras de artistas veracruzanos contemporáneos.

El horario de visitas es de martes a domingo, de 10:00 a 19:00 horas. La entrada es gratuita.

Jardín de las esculturas

Más que un jardín, es un museo al aire libre, creado por iniciativa del Instituto Veracruzano de la Cultura, para promover la obra de escultores veracruzanos. Fascinantes piezas tridimensionales conviven con los árboles y arbustos, dando ejemplo de que distintas expresiones del quehacer humano pueden armonizar con la naturaleza.

 

 

 

Oportunidades de negocios en Tlaxcala

Algunos lugares nos fascinan tanto que de pronto se nos antoja ser más que turistas. Comenzamos a imaginar cómo sería vivir ahí, recorrer a diario las calles y convivir con la gente. Y concluimos que sí, nos encantaría dejarlo todo e iniciar una nueva vida en ese rincón del mundo donde nos sentimos realmente bien. Pero esos sueños suelen quedarse en la memoria o en el diario de viaje, porque tampoco es sencillo cambiar de trabajo, convencer a la familia y decidirse a invertir los ahorros en alquileres y mudanzas.

Pero si Tlaxcala les gustó para quedarse, les tengo buenas noticias. La cercanía con la capital del país, el desarrollo de diversas industrias y la variedad de atractivos turísticos hacen de nuestro estado un lugar ideal para los emprendedores. No lo piensen más; diseñen su plan de negocios, encuentren su nicho de mercado y empiecen a buscar casa, porque en Tlaxcala encontrarán un buen terreno para que sus proyectos crezcan.

Estas son algunas de las áreas con más oportunidades para iniciar un negocio próspero en Tlaxcala.

quedarseentlaxcala

 

1. Organización y catering de eventos

De acuerdo con la Secretaría de Turismo y Desarrollo Económico del estado, la ciudad de Tlaxcala es una de las más atractivas del centro del país para la organización de eventos de negocios, culturales y académicos. También hay muchas empresas con sede en el estado, que organizan prácticas y capacitaciones para los empleados de sus filiales en otras ciudades. Una empresa que se dedique a la organización de eventos o que proporcione servicios de catering y alimentación tendrá muchas oportunidades de trabajo.

2. Fotografía especializa

Con tantas festividades importantes en la región, como la célebre Huamantlada, los servicios de fotógrafos profesionales se requieren constantemente. Ya sea colaborando en los periódicos y revistas locales, o desarrollando proyectos para particulares, un fotógrafo tiene buenas posibilidades para ganarse la vida mientras captura la belleza de la nuestro estado.

3. Actividades turísticas

La industria turística se mantiene en continuo desarrollo, porque las tradiciones, la cultura y los atractivos naturales de Tlaxcala no dejan de atraer a los viajeros. No es necesario pensar en grandes proyectos, como abrir un hotel. Con creatividad y esfuerzo se pueden encontrar muchas formas de incursionar en la industria turística. Inicien un blog acerca de sus viajes o planeen una nueva oferta de visitas guiadas. Muchos de los fundadores de importantes resorts y compañías de viajes empezaron como turistas que se enamoraron de una región y se quedaron para promover todo lo que la hace especial.

4. Gastronomía

En Tlaxcala tenemos una cultura gastronómica que nos encanta compartir. Pero también nos gusta probar y disfrutar otros sabores. Si tienen un platillo innovador o son expertos en la cocina típica de su región, vengan a Tlaxcala e invítenos a degustar sus creaciones.

5. Actividades independientes

Si su profesión les permite trabajar desde cualquier lugar, Tlaxcala puede ser la ciudad ideal para que establezcan su centro de operaciones. Estarán cerca de las principales ciudades del centro del país, así como de la capital; encontrarán un ambiente seguro y tranquilo para vivir y podrán contratar todos los servicios y tecnologías que requieran para estar en contacto con sus clientes. Tal vez sólo necesiten una buena conexión a internet, un servicio de facturación electrónica y un lugar cómodo y agradable para trabajar y vivir, y todo eso lo encontrarán en Tlaxcala.

Visita un Pueblo Mágico

Hay un lugar en Tlaxcala donde las calles se cubren con alfombras de flores, los museos albergan títeres o recuerdos de hazañas taurinas y los días transcurren bajo la protección de la Malitzin. El pueblo de Huamantla se localiza a 45 kilómetros de la ciudad de Tlaxcala y muy cerca del Parque Nacional de La Malinche. Ahí floreció la cultura otomí, que dejó como parte de su legado uno de los códices más grandes del mundo, el Códice Huamantla. De los otomíes también se heredó el papel amate, que se elabora con la corteza del árbol llamado jonote; en este material se pintaron los códices y actualmente, los artesanos reproducen la técnica ancestral, para crear hermosos cuadros y accesorios.

Huamantla es parte del Programa Pueblos Mágicos de la Secretaría de Turismo y realmente hace honor a esta denominación, porque este lugar cuenta con todo lo necesario para brindar al viajero una experiencia fascinante. Estos son algunos de los elementos que componen la magia de Huamantla.

pueblomagico

La Huamantlada y La noche que nadie duerme

La Feria de Huamantla, conocida popularmente como “Huamantlada”, es el evento más importante del lugar. Se celebra cada año en honor de la Virgen de la Caridad, durante las primeras semanas de agosto. Espectáculos de música y danza, exposiciones gastronómicas y muestras artesanales son algunas de las actividades que dan más vida y colorido a la Feria. Pero, sin duda, el momento mágico por excelencia es “La noche que nadie duerme”.

Desde la noche del 14 de agosto hasta la madrugada del 15, los mejores artesanos de la región cubren las calles con hermosos tapetes, para engalanar la procesión de la Virgen de la Caridad. Las piezas se elaboran durante esa larga vigilia, con pétalos de flores y aserrín. Se trata, pues, de un arte efímero, pero memorable por la devoción y el talento que le da origen.

El Museo del Títere y el Museo Taurino

En 1850, la familia Aranda dio inicio a la tradición titiritera en nuestro país, tanto en lo que se refiere a la elaboración artesanal de los muñecos, como en la presentación de espectáculos.

El Museo del Títere Roseta Aranda resguarda la colección de títeres elaborados por la familia y también exhibe piezas de otros lugares del mundo, como España, Francia, Italia o la India.

Por su parte, el Museo Taurino da cuenta de la pasión que se manifiesta en todo el estado de Tlaxcala por la fiesta brava. En él se puede admirar una colección de carteles del siglo XX, así como un conjunto de maquetas representativas de las principales plazas de toros del estado. También se exhiben trajes de luces, muletas y capotes de distintas épocas.

Las Haciendas Pulqueras

Son tres construcciones que datan de los siglos XVII y XVIII y que atesoran leyendas, acontecimientos históricos y memorias de una época de prosperidad. Actualmente, las haciendas pulqueras están abiertas a las visitas turísticas; ofrecen recorridos en los que se cuenta la historia del lugar y se degustan platillos y bebidas de la región. Algunas tienen restaurantes y ofrecen servicios de alojamiento. Si tienen tanto estrés que están perdiendo el pelo, no duden en visitar la Hacienda Soltepec, que cuenta con servicio de SPA en la habitación (los masajes no reemplazarán a la mesoterapia capilar, pero sus efectos relajantes ayudan a prevenir muchos problemas relacionados con el estrés, como ciertas formas de calvicie).

El entorno natural

Como ya mencionamos, cerca de Huamantla está el Parque Nacional de la Malinche, que recibe su nombre del majestuoso volcán. En el parque se pueden practicar deportes como el ciclismo de montaña, la caminata y la equitación. También hay zonas para acampar, albergues y cabañas. Existe una compañía que ofrece paseos en globo aerostático y también se organizan recorridos de ascenso al volcán.

 

Cuando visitar Huamantla

El clima de Tlaxcala es ideal en cualquier época del año. Se recomienda llevar ropa cómoda y abrigadora para visitar La Malinche, sobre todo en invierno.

Para apreciar toda la riqueza cultural de la región, lo mejor es ir durante la Huamantlada, en las primeras semanas de agosto.

Donde alojarse

Existe una gran variedad de alojamientos, para todos los gustos y presupuestos. Desde lujosas haciendas y hoteles, hasta sencillos pero bien equipados albergues en las áreas naturales. También hay alquiler de cabañas y espacios para acampar.

Cómo llegar

Desde la ciudad de Tlaxcala, se toma la carretera 119, en dirección a Apizaco; de ahí se sigue por la 136, en dirección a Puebla.